miércoles, 9 de febrero de 2011

Telas

La primera vez que fui a New York, fui a una tienda de Patchwork que hay en el Soho, Purl Bee, que es alucinante. Desde fuera parece una pastelería y dentro puedes encontrar telas japonesas, antiguas, etc. Aún tengo telas que compré sin usar, esperando que tenga una inspiración para hacer algo con ellas.



Estas son en tonos verdes y crudos.


     Estas las utilicé para hacer unos manteles individuales para unos amigos.


           Esta es una seda japonesa que compré para hacerme un bolso, aunque nunca le llega la hora...


Esta es muy patchwork.


             Esta creo que la voy a usar para hacer una funda de gafas con un botón bien rojo.

       Debía tener un día un poquito pastel...


La segunda vez que fuimos a NY, quería conocer otras tiendas de patchwork, pero el problema es que en Manhattan no se encuentran. Curioseando otros blogs, encontré una dirección de una tienda en Manhattan: The City Quilter, que está en  133 West 25th Street, y donde me volví loca nada más entrar. No sabía donde mirar ni que telas elegir, porque había tantas y a tan buen precio...


Estas son de motivos de NY, para tener algún recuerdo...


         Estas tienen motivos musicales.


Quien se puede resistir a las mariposas?


Creo que es de las pocas telas en tonos azules que tengo...


Esta la compré pensando en hacer individuales o algo para la cocina...


    No se si son muy modernas o muy retro...


     Me encantan los verdes y rosas combinados.


Retro o modernas?


Esta es la más rara.


             Bueno, igual es esta...

              Estas son retro japonesas.


Y luego están las telas que me traen de regalo de viajes. Mi hermana estuvo en Miami y me trajo unos cuantos FatQuarters. Algunos ya los he utilizado y otros están esperando que les de vida en algún nuevo proyecto. Lo que me gusta del Patchwork es que cuando ves las cosas acabadas, cada trocito de tela te trae recuerdos de dónde la compraste, de que hacías, con quién, bueno, que cada cosa que se hace tiene una historia, o muchas entrecosidas.


          Rojos  y verdes.


                Amarillos y lilas.


Ahora lo que me tiene un poco liada desde hace tiempo, aunque es lo bueno que tiene el Patchwork que siempre hay un gran proyecto empezado que se va alternando con otros. Pues el gran proyecto que tengo empezado desde hace tiempo, no es otro que una colcha para mi cama, que ya era hora de que algo se quedara en casa.




Creo que cuando la acabe no me lo voy a creer. Ya empiezo a temer cuando esté del todo unida y tenga que acolcharla...
También estoy haciendo un camino de mesa reversible, con una técnica que nos están enseñando en Fet a má, la tienda donde voy a hacer Patchwork. Son cuatro cuadros de LogCabin que se cosen a la vez, algo complicado de explicar, pero no es tan difícil de hacer, si yo estoy haciendolo...






De todas las telas que os he enseñado, acepto sugerencias sobre cómo utilizarlas, a ver si les doy vida en algún proyecto :)

2 comentarios:

  1. Me encanta comprar telas, sin saber muy bien para qué, pero a veces son tan bonitas, que te dicen... tómame, tómame!!!

    ResponderEliminar
  2. Me suena esa colcha que dura y dura. Por qué será??? Yo también espero acabarla un año de estos.

    ResponderEliminar